sábado, 26 de marzo de 2011

No a la guerra


A mis sesenta y dos, con esta jeta
bisnieta de sotanas trabucaires,
guardo un sueño oxidado en la bragueta,
pero esta noche canto en Buenos Aires.

Si hace falta hacer méritos, carajo,
con gajos de naranja mandarina,
yo invierto en emociones a destajo
porque esta noche canto en Argentina.

Cansado de pulsar como un demente
knock knock knocking el timbre del destino,
oficio de atorrante, de insurgente,
pero esta noche canto ultramarino.

Una cagada, un laberinto incierto,
una coartada, un abogado, un narco,
una almohada pa soñar despierto,
porque esta madrugada cruzo el charco.

Con ritmos de aluvión pero en mi idioma
que bendicen los ídolos paganos,
con zetas, jotas, eñes, punto y coma,
con acento latinoamericano.

Un peldaño podrido en la escalera,
una memoria lúbrica y urgente,
un rythm and blues con son de chacarera,
porque esta noche canto pa mi gente.

Nipón es el horror con buena nota,
cairota la patota suburbial,
mata peor Gadafi que la OTAN
pero esta noche canto en Luna Park.














1.

Un NO A LA GUERRA en Libia o en Oriente
es todo lo que ansía el buen cristiano,
el árabe, el judío, el mahometano.
Ni Ojo por ojo ni diente por diente.

No alcanzan las palabras de Occidente,
y sobra el armamento del villano
a dar pasmo al amigo y al hermano.
La PAZ es la Utopía que inocente

espera que se cuele en los patriotas
el alma que se escape de las botas
de milicias activas del imperio.

Más valen las acciones que mis notas,
de tanto orar mis cuerdas están rotas
y el costo de la muerte es improperio.


2.

La gruta de mi cielo está tremando,
volcán en erupción, pálida escena.
Hoy quiebran los horóscopos de pena,
a dos siglos de huír del Rey Fernando,

el católico y de Isabel al mando
de colonias, que invitan a una cena
al cantante tenor de la verbena,
y al tonto a quien lo dejan ir pagando

mentiras peligrosas; la cangrena
de público sumiso, anestesiado,
del pobre ser que cumple la condena

asistiendo a su entierro en el tablado,
ganando el barlovento, en la faena,
si los dioses se acuerdan del colgado.











Islamita, musulmán, muslime, musulmano o mahometano se admiten como sinónimos para quienes profesan la religión de Mahoma, el Islam, pero la RAE dice que no, que se niega y le pondrá el nombre que ellos determinen para que seiscientos millones de hispanoparlantes los obedezcamos. Sí, Su Excelencia.
Musulmán, musulmano o mahometano se admiten como sinónimos. La RAE no está de acuerdo, pero la Espasa Calpe dice que sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.