sábado, 26 de marzo de 2011

Luna Park con furia.



24 de marzo en Luna Park
Por: Joaquín Sabina

28 mar 2011

A mis sesenta y dos, con esta jeta
bisnieta de sotanas trabucaires,
guardo un sueño oxidado en la bragueta,
pero esta noche canto en Buenos Aires.

Si hace falta hacer méritos, carajo,
con gajos de naranja mandarina,
yo invierto en emociones a destajo
porque esta noche canto en Argentina.

Cansado de pulsar como un demente
knock knock knocking el timbre del destino,
oficio de atorrante, de insurgente,
pero esta noche canto ultramarino.

Una cagada, un laberinto incierto,
una coartada, un abogado, un narco,
una almohada pa soñar despierto,
porque esta madrugada cruzo el charco.

Con ritmos de aluvión pero en mi idioma
que bendicen los ídolos paganos,
con zetas, jotas, eñes, punto y coma,
con acento latinoamericano.

Un peldaño podrido en la escalera,
una memoria lúbrica y urgente,
un rythm and blues con son de chacarera,
porque esta noche canto pa mi gente.

Nipón es el horror con buena nota,
cairota la patota suburbial,
mata peor Gadafi que la OTAN
pero esta noche canto en Luna Park.














1.-

Pensaba yo escribir de vanidades,
del Luna Park con furia de titanes,
de luces de bohemia y de desmanes
que causan la tristeza en las ciudades.

Pensaba yo escribir las obviedades
de los himnos de los López y Planes,
del sordo trovador de talibanes,
y atarme a su rencor, por nimiedades.

Pensaba yo escribir en la memoria
del pueblo de mi patria americana,
los versos imponentes de la gloria

que nunca se vendió en primera plana,
Pensaba yo escribir sobre la escoria
y acabo mi canción de mala gana.


2.

Los tiempos que parecen inflexibles
desgranan la ilusión y la esperanza,
maldita la oración de contradanza
que salta al primer cambio de fusibles.

Encuentros de las voces imposibles
roncando como el asno y Sancho Panza,
que al grito de Quijote rompen lanza;
zozobran en los palcos inaudibles.

Caballeros de norias y relatos,
pónganse alguna vez, en mis zapatos
y empiecen a exhumar sus picardías.

Me atrevo a viva voz con alegatos
de felinos bigotes, y de a ratos,
Prometeo en las noches y los días.

No a la guerra


A mis sesenta y dos, con esta jeta
bisnieta de sotanas trabucaires,
guardo un sueño oxidado en la bragueta,
pero esta noche canto en Buenos Aires.

Si hace falta hacer méritos, carajo,
con gajos de naranja mandarina,
yo invierto en emociones a destajo
porque esta noche canto en Argentina.

Cansado de pulsar como un demente
knock knock knocking el timbre del destino,
oficio de atorrante, de insurgente,
pero esta noche canto ultramarino.

Una cagada, un laberinto incierto,
una coartada, un abogado, un narco,
una almohada pa soñar despierto,
porque esta madrugada cruzo el charco.

Con ritmos de aluvión pero en mi idioma
que bendicen los ídolos paganos,
con zetas, jotas, eñes, punto y coma,
con acento latinoamericano.

Un peldaño podrido en la escalera,
una memoria lúbrica y urgente,
un rythm and blues con son de chacarera,
porque esta noche canto pa mi gente.

Nipón es el horror con buena nota,
cairota la patota suburbial,
mata peor Gadafi que la OTAN
pero esta noche canto en Luna Park.














1.

Un NO A LA GUERRA en Libia o en Oriente
es todo lo que ansía el buen cristiano,
el árabe, el judío, el mahometano.
Ni Ojo por ojo ni diente por diente.

No alcanzan las palabras de Occidente,
y sobra el armamento del villano
a dar pasmo al amigo y al hermano.
La PAZ es la Utopía que inocente

espera que se cuele en los patriotas
el alma que se escape de las botas
de milicias activas del imperio.

Más valen las acciones que mis notas,
de tanto orar mis cuerdas están rotas
y el costo de la muerte es improperio.


2.

La gruta de mi cielo está tremando,
volcán en erupción, pálida escena.
Hoy quiebran los horóscopos de pena,
a dos siglos de huír del Rey Fernando,

el católico y de Isabel al mando
de colonias, que invitan a una cena
al cantante tenor de la verbena,
y al tonto a quien lo dejan ir pagando

mentiras peligrosas; la cangrena
de público sumiso, anestesiado,
del pobre ser que cumple la condena

asistiendo a su entierro en el tablado,
ganando el barlovento, en la faena,
si los dioses se acuerdan del colgado.











Islamita, musulmán, muslime, musulmano o mahometano se admiten como sinónimos para quienes profesan la religión de Mahoma, el Islam, pero la RAE dice que no, que se niega y le pondrá el nombre que ellos determinen para que seiscientos millones de hispanoparlantes los obedezcamos. Sí, Su Excelencia.
Musulmán, musulmano o mahometano se admiten como sinónimos. La RAE no está de acuerdo, pero la Espasa Calpe dice que sí.

domingo, 20 de marzo de 2011

South of the Border, West of the Sun




1.
Lo nuclear que andaba tan pujante
que le doblaba el pulso a Zapatero
(firmaré, declaraba, aunque no quiero)
se chernobilizó, Luzbel mediante.

Al infierno se han ido en un instante
por culpa del seísmo traicionero
los nuevos alquimistas del dinero
que convierten el átomo en diamante.

Yo me pongo en la piel de Murakami
que tiene que lidiar con un tsunami
apocalíptico según san Juan.

La isla del espanto de Hiroshima
hoy afronta el horror de Fukushima
como un Mishima enfrente del Big Bang.

2.
Pobrecito Japón tan educado,
tan estajanovista de la empresa,
tan imperial, Pearl Harbor con princesa,
tan samurai, tan geisha, tan Mikado.

Tan críptico para el recién llegado,
tan Nikon, tan lunita japonesa,
tan pasado que abriga pero pesa,
tan posmoderno, tan desesperado.

Einstein, cuando fue aprendiz de brujo,
blasfemó viendo el hongo que produjo,
horrorizado ante el último tren.

Akihito es el candado, no la llave,
los expertos no saben lo que saben,
nuclear es el miedo todo a zen.




JS










Al Sur de la frontera, al Oeste del Sol.
por Lu Folino

1.

Si Mishima cimbró con Hiroshima,
y el seppuku ritual gritó suicidio,
mi vientre crucifica el ecocidio
de banqueros del pánico y la rima.

Yo les tengo a los flojos, baja estima,
el samurái del noble es genocidio
de pueblos que no evitan el fastidio,
de obrar un sucedáneo que lastima.


Haruki Murakami, nació en Kioto,
escribió protocolos del devoto
de los Beatles, con su Norwegian Wood,


y tuvo en Bar King Cole un jazz de gatos,
¿no vio como temblaban los zapatos
bajo el piso tectónico del Sud?




2.

Fukushima, con núcleos reactores
desconoce el poder de la palabra
y escoge entre las Parcas la macabra
afición por el cambio de factores

climáticos, con riesgos detractores
que a la vida el espíritu les labra.
No es cuestión de decir "Abracadabra"
y esperar de las Musas los favores.

El ciego, el antihéroe y el sicario
no van a molestarse por mis comas,
seguro que responden en horario

con tal que perseguirme con sus bromas.
Lo mismo les parece que Rosario
es un barrio sin luz de quita y toma.

lunes, 14 de marzo de 2011

Catorce por nueve:

Ahora la centésima réplica a la adormidera de Joaquín:


1.
Nueve coplas y a otra cosa.
No es menester esforzarse.
La modorra hay que rascarse
ante el verbo que reposa.

2.
Y pensar que dijo: "goza
que yo ocuparé tu silla,
con rigor y sin cosquilla,
tiraré dardos y esposas (...)

4.
a la mala prensa rosa,
a la mafia traficante,
al político tunante,
a la muela dolorosa."

5.
Sin embargo, hay tanta pasta
que se olvidan la utopía,
y cuando canta Lucía
el gobierno dice basta.

6.
Ay, esta vida nefasta
de corderos y leones
que bajan sus pantalones
para conservar la casta (...)

7.
del vicio del usurero,
que trabaja para el Rey
bajo el signo de la Ley
te condeno, pordiosero.

8.
Me persigno ante el diablo
que aparenta ser un fraile,
mejor pídanle que baile
que por vergüenza no hablo.

9.
Son muchos los entendidos
de tsunami y terremotos,
que confeccionan los votos
de los ricos resentidos

10.
con sus trajes a medida,
sin contar lo que se roban
del prado urbano que soban
como puta mantenida.

11.
Si preguntan ¿donde estás,
corazón? no les respondo.
Estos son del bajo fondo
que usurpa el patio de atrás.

12.
Más vida hay en Alcatraz
que en escena y cantejondo.
Silencio, respiren hondo
que Sabina es Satanás.

13.
Dicen que está en Buenos Aires
pasándole la escobilla
al casino de las villas.
De mi parte va el desaire.

14.
Guárdense sus guitarritas,
sus pasocebra y sus viudas,
que yo me las como crudas
a las zorras de sus citas.

lunes, 7 de marzo de 2011

Amparo desamparado.

1.

Eres verso, eres fuego, eres aroma
sin cuerpo ni apariencia; el desencanto;
eres viento, sudor, eres carcoma
de aquel tiempo pasado de mi llanto.

Eres tú, lo más triste de la broma;
el nombre de la furia y del espanto;
portas el desamparo con tu canto,
que hiere como lluvia al sol que asoma.

Tus letras son urgentes pesadillas
que esperan ser corrida y zancadillas
de musas para adorno del granero.

Tu abrazo es el señuelo lastimero
del mundo que se pierde mientras rotas;
tu beso es una prima y siete notas.


2.

Mis réplicas son burlas a tu estilo
de amanuense frustrado por la fama,
que inventa su ficción con fina escama
tensando la navaja por el filo.

Te cagas en tus muertos, yo te esquilo
la lana del cobarde organigrama;
no envidio tu comedia ni tu drama;
pateo primaveras; no me alquilo.

Prisionera de campos, con mi agro
predico la condena y, tras los años.
la humildad de labranza a sueldo magro,

con versos que dibujan desenagaños.
Mi carne de cañón fue tu milagro:
Cien huesos que tiraste a los extraños.